Rubio

Marcelo y Paquita tenían una casita que necesitaba remodelación, crecimiento y darle un toque más bello. Se logró un emblema a la hermosura por su conjugación con los jardines.