Trayectoria

Nuestra Trayectoria

La verdadera arquitectura, la Bioarquitectura, es un poema que nace de la tierra y no compite con ella, cada material usado tiene su propio mensaje…Su propia poesía, en donde el hombre es su protagonista. Tener una casa de tierra es una opción de vida, una búsqueda de ambientes sanos, con calor de hogar y lo más cercano a la naturaleza. Fausto Acosta y Julio Guayasamin luego de realizar sus estudios superiores en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Central en Quito, Ecuador continuaron su especialización en tecnologías alternativas impartidas por Habitat de Naciones Unidas -NNUU para desplegar un amplio trabajo en las comunidades campesinas afectadas por el terremoto de 1987. Esta experiencia, dejó en ellos las caricias de la tierra, el sabor, el olor de la naturaleza, así decidieron formar un taller que se dedique a investigar y crear proyectos con la comodidad actual y la calidez del barro.

 

 

 

 

 

 

Nuestros comienzos

En 1995 nace Barro Viejo, luego de tener un mercado de amigos y parientes convencidos de que estos cambios significaban una vida sana, hubo un primer reportaje, publicado en un  prestigioso medio de comunicación de alcance nacional, logró que más personas conozcan su trabajo: esta publicación fue el inicio de una exitosa trayectoria, pues el sistema de construcción con tapial y adobe, madera y bahareque, cada vez se ha ido innovando, con las nuevas técnicas de resistencia a los sismos y a los factores ambiéntales. Esta tecnología alternativa de construcción regresa con fuerza y con estilo propio, en donde la tierra es el centro de la arquitectura y los elementos que vienen de ella tienen su propio mensaje, contienen la armonía en una construcción y arquitectura que enamora. Barro Viejo es un Taller de Arquitectura que no intenta copiar los elementos tradicionales sino despertar el mismo sentimiento y emoción mediante la utilización de estos recursos de manera contemporánea, brindando confort, luz y calor.

En la actualidad

Su visión los lleva a hacer de estas casas espacios autosustentables dando las opciones al cliente de incorporar a los proyectos una mixtura en la recolección de desechos con biodigestores, recolectores de aguas lluvias, uso de paneles solares. Tenemos un compromiso integral y simultáneo con el cliente o con el usuario final, el medio ambiente y la comunidad. Cada proyecto es el resultado de sus propias condicionantes como: ubicación, geografía, recursos, entorno, sueños de nuestros clientes plasmados en obras únicas… Los retos de la bio-arquitectura nos han llevado a varios rincones nacionales e internacionales. En Ecuador hemos abarcado: costa, sierra y oriente, un ejemplo es el hotel Napo Wildlife Center ubicado en la Amazonía Añangucocha que fue diseñado y construido en armonía con el entorno y ha sido objeto de varios reconocimientos a nivel mundial. Su arquitectura les ha permitido rebasar fronteras con diseños para viviendas en Texas, Guatemala, un hotel en Copacabana – Bolivia, un centro turístico en Chiclayo – Perú y un Centro de Capacitación para adolescentes en República Dominicana.

Compartiendo experiencias

Es importante compartir el conocimiento y lo han hecho a lo largo de su trayectoria,  recibiendo reconocimientos por su labor a través de reportajes de prensa escrita, periódicos locales y extranjeros, revistas especializadas y libros de arquitectura, entrevistas televisivas y de radio, han impartido talleres in situ a estudiantes de varias universidades,  conferencias de la tipología y uso de materiales por invitación de universidades, La participación en Congresos de Turismo junto a expertos nacionales y del exterior. Barro Viejo, una arquitectura con raíces profundas, responde a una historia milenaria que se mantiene firme en el tiempo, su belleza cobra mayor sentido en el presente y la tendencia actual vuelve a los ojos del mundo y a nuestra esencia.